La Memoria, Algo Que Se Crea, Que Se Destruye, Pero Sobre Todo… Que Se Transforma

La persistencia de la memoria, Dali

La persistencia de la memoria, Dali

 

Tenemos que hacernos a la idea de que, por más almendras que comamos al día, jamás nos será posible evadir el olvido. De hecho, de acuerdo a la curva del olvido de Ebbinghaus, después de una hora, la gente difícilmente recuerda el 50% de la información percibida (escuchada, vista e incluso sentida).

Dejando la retención a un lado, dale un momento a la siguiente cuestión ¿qué tanto confías en tu memoria? ¿que tanto confías en los recuerdos que conservas? o mejor aún ¿qué tanto podemos confiar en los recuerdos de alguien más?

La memoria no sólo tiene que enfrentar el olvido, también es presa fácil de la distorsión, y las formas en que se puede distorsionar son muy variadas; por ejemplo a través del tiempo, así como el tiempo nos hace olvidar ciertas experiencia, también llega a distorsionar otras. Interesantemente la distorsión no hace diferencia entre hechos traumáticos, relevantes o insignificantes; en un experimento con ciudadanos de Nueva York, se les pidió que relataran como había sido su experiencia al momento de enterarse del ataque terrorista del 11 de septiembre; las personas fueron entrevistadas en 3 ocasiones, la primera fue una o dos semanas después del ataque, la segunda al año y la tercera a los 3 años. Sorprendentemente, de la primer entrevista a la segunda, los detalles del relato de una misma persona habían cambiado en un 37%; para los 3 años el cambio había sido del 43%. Sin embargo, la seguridad de las personas en sus relatos siempre fue alta.

Otro distorsionador ampliamente descrito es el efecto de la desinformación, este se presenta cuando a una persona se le provee de un dato o un indicativo falso o tendencioso, y su memoria se distorsiona para lograr encajar aquel dato. En una ocasión se les mostró un mismo video de un choque automovilístico a dos grupos de personas; posteriormente, a un grupo se le preguntó que tan rápido iban los carros cuando se estrellaron, y al otro se le preguntó que tan rápido iban los carros cuando chocaron; dicho cambio en la forma de preguntar, hizo que el primero respondiera con velocidades hasta 20% mayores que las reportados por el segundo grupo, esto lo atribuyeron a que es mas fácil que la gente asocie la palabra “estrellar” sobre la palabra “chocar” con un accidente mas aparatoso. (Estudio hecho en inglés, las palabras originales son “smashed” and “hit”).

Los alcances del efecto de la desinformación no le piden nada a la película de Inception (2010, Christopher Nolan), en ciertos experimentos se ha logrado inducir recuerdos totalmente falsos en las personas, eso si, echando mano del poder de convicción de ciertas herramientas. En un experimento, se les preguntó a algunas acerca de experiencias verdaderas y otras totalmente falsas (creadas secretamente por algún pariente, por ejemplo, una visita al hospital a la edad de 4 años, en donde fueron diagnosticados con el azúcar bajo); tanto en la falsa como en la verdadera, a los sujetos se les proveía de ciertos detalles. De igual manera, las personas fueron entrevistadas en 3 ocasiones; sorprendentemente en la primera ocasión las personas afirmaban no recordar o recordaban muy poco los “recuerdos falsos”, pero para la tercera ocasión, donde ya se le había insistido que algún pariente daba “fe” de dicho suceso, la persona llegaba a “recordar” con lujo de detalles. (por ejemplo, “recordaban” que fue en un hospital grande, que estaban algo espantados por la situación, pero al fin de cuentas se sometieron al análisis y le diagnosticaron el azúcar baja).

Esto es una prueba de que tanto la confianza como el detalle con el que se describe un hecho, no se relaciona en lo absoluto con la veracidad de éste. Pues se ha visto que cuando a una persona se le pregunta de forma repetida o evoca un recuerdo continuamente, ésta gana mayor confianza o seguridad sobre el recuerdo, y el recuerdo se ve mas fácilmente alterado.

En otra ocasión, mas divertida aún, se les pidió a un grupo de personas que recordaran cuando conocieron a Bugs Bunny en Disneyland, a pesar de la aberración de lo que acabas de leer, a las personas se les mostró propaganda falsa de Disney, donde aparecía el famoso conejo de Warner Brothers, inicialmente el 16% de la personas se convenció y creo un recuerdo falso de que esto realmente había sucedido; y para cuando el experimento se realizó con propaganda con imágenes en lugar de con menciones escritas, los resultados fueron aún mayores.

El efecto de la desinformación es mas efectivo en niños pequeños y en ancianos, en este último grupo, esto se ha atribuido a que la mente tiene a hacer generalizaciones, y la memoria no es la excepción, conforme pasa el tiempo, la semántica hace su acción y muchos detalles se empiezan a olvidar. De tal manera que si un recuerdo es parecido a uno anterior, estos se agrupan como iguales.

La investigación en el tema de la memoria es muy vasta y continúa, una de las razones por la cual esto es muy relevante, es por los falsos paradigmas que la sociedad tiene sobre la memoria. En una encuesta realizada hace 5 años, se le preguntó a parte de la población estadounidense sobre la manera en que perciben la memoria y su funcionamiento; dentro de los datos curiosos encontrados, tenemos que mas del 60% de los encuestados creían o estaban totalmente convencidos de que la memoria trabaja como una videocámara que graba todo de manera precisa, en otra sección se encontró que poco menos del 50% cree que la memoria es inalterable. Como hemos visto, esto es totalmente falso, pero es muy importante cuando existen ciertas circunstancias en las que la fiabilidad de la memoria resulta ser muy relevante; tal es el caso de los testigos; pero no los que tocan a tu puerta, sino aquellos que emiten un testimonio ante un tribunal, el cual es una prueba durante el proceso de un juicio.

Actualmente, la fiabilidad en la memoria de un testigo es un tema muy controversial, ya que, con todo lo que hemos visto, los errores en los testimonios son comunes, y por lo mismo, acarrean graves consecuencias. De hecho, a finales del siglo pasado se creó el Innocence Project, dicho proyecto ha revisado un sinnúmero de procesos judiciales en Estados Unidos, y ha aportado a los casos nuevas pruebas basadas principalmente en técnicas de DNA. Dentro de los logros, mas de 300 personas han sido exonerados, 75% de ellos inculpados por testigos oculares (evidentemente estimaciones sobre la ética de dichos testigos, son desconocidas).

Como vemos, la memoria es algo que hay que abordar con criterio, probablemente diste mucho de cómo la concebimos. Seguramente, el tema aún dará de que hablar por un buen tiempo, pero cabe hacerse una pregunta, si la memoria es algo tan maleable ¿qué tanto debemos lo que somos a las experiencias?

 

H Macías

 

Fuentes:

  • Lacy, J. W., & Stark, C. E. L. (2013). The neuroscience of memory: implications for the courtroom. Nature reviews. Neuroscience, 14(9), 649–58. doi:10.1038/nrn3563
  • Loftus, E. F. (2005). Planting misinformation in the human mind: a 30-year investigation of the malleability of memory. Learning & memory (Cold Spring Harbor, N.Y.), 12(4), 361–6. doi:10.1101/lm.94705
  • Ost, J., Foster, S., Costall, A., & Bull, R. (2005). False reports of childhood events in appropriate interviews. Memory (Hove, England), 13(7), 700–10. doi:10.1080/09658210444000340
  • Simons, D. J. & Chabris, C. F . What people believe about how memory works: a representative survey of the U. S. population. PLoS ONE 6, e22757 (2011).

 

 

Anuncios

8 Comentarios

  1. Es interesante saber que la memoria no es un papel en blanco donde se plasma lo que uno ve a primera vista y así queda de por vida; sino que como si fuera un ser viviente se va transformando según las circunstancias.
    En mi familia a veces cuando platicamos de algunos hechos, pareciera que cada quien vivió cosas totalmente diferentes, ahora ya tengo un poco mas claro el porque.
    Muy interesante el articulo y muy bien amalgamado con la pintura de Dalhi

  2. Pingback: Dementia? Not yet. O, De los beneficios del bilingüismo (I) | SORTOS

  3. Pingback: Bilingual Mode: ON, O, Los Beneficios de Ser Bilingüe | SORTOS

  4. Pingback: El Conde Ratula y la Sanguinolenta Fuente de la Eterna Juventud | SORTOS

  5. Pingback: Déjà Vu: ¿Te Suena Familiar? | SORTOS

  6. Pingback: La Cafeína, Su Rol Natural | SORTOS

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s