La Cafeína, Su Rol Natural

En esta ocasión hablaremos del rol natural de la sustancia neuroactiva más consumida en el planeta, la cafeína

Se estima que a nivel mundial se consumen más de 26,000 tazas de café por segundo, esto equivale 2,25 mil millones de tazas diarias.

Por un lado, su popularidad se debe a su sabor, pero también se debe a los efectos que la cafeína tiene en quienes la consumen, tales como: incrementar nuestra actividad mental y locomotriz, incrementar nuestro estado de alerta, potenciar nuestra memoria y… crear adicción.

Pero ¿Acaso la cafeína tiene alguna razón de ser que va más allá de impulsar nuestro desempeño diario? ¿Acaso la cafeína sirve para algo más que para dar pie a que una cadena internacional de café se expanda como plaga por todo el mundo?

La respuesta que arrojan numerosas investigaciones es sí.

La cafeína, así como muchas otras sustancias, es tóxica a dosis altas. Gracias a esto, las plantas como la del café y algunas plantas del te, la utilizan como mecanismo de defensa. Las altas concentraciones de este alcaloide en los frutos y las hojas, protege a las plantas contra el crecimiento de algunos hongos y contra el consumo por parte de ciertos insectos herbívoros, tanto por su toxicidad como por la amargura de su sabor.

Por otro lado, también se ha pensado que, tanto las semillas como las hojas, liberan cafeína al caer al suelo y lo impregnan de esta sustancia, con esto, la planta evita que crezcan otro tipo de plantas en los alrededores con las que tengan que competir por los recursos. Sin embargo, esta mecanismo para inhibir a la competencia aún no ha sido confirmado definitivamente.

Pero, ni las plantas de café, té o cacao son las únicas que producen cafeína; ni sus efectos negativos son los únicos que se presentan en la naturaleza. Muchas otras plantas producen este neuroactivo y lo aprovechan de distinta manera.

Screenshot 2014-09-14 22.17.00

¿Acaso es solo el dulzor de los refrescos de Cola lo que atrae a las abejas? (Imagen de: Chittka, L., & Peng, F. (2013). Neuroscience. Caffeine boosts bees’ memories. Science)

Se ha encontrado que el néctar en las flores de ciertas plantas contienen pequeñas dosis de esta sustancia, lo cual resulta muy ventajosos durante el periodo de polinización, donde las flores compiten por atraer agentes polinizadores, como las abejas. Y es que se ha visto, que la cafeína mejora la capacidad de memoria de las abejas. Con esto, dichos insectos recuerdan con mayor facilidad la flor de la que están tomando el néctar, y recuerdan como ubicarla para volver a visitarla en futuras ocasiones. Dicho de otra manera, la flor consigue una especie de fidelidad por parte del agente polinizador, para que su polinización se vea favorecida. Incluso, se ha llegado a pensar que al igual que en los humanos, en las abejas también se genera una situación de adicción a la cafeína. Pero para confirmar esto, es necesario mayor investigación al respecto.

Como vemos los humanos no somos los únicos que le sacamos provecho a la cafeína. Pero con 11 millones de hectáreas sembradas de café en todos el mundo, probablemente somos los que más la disfrutamos.

 

H Macías

 

Referencias:

Ashihara, H., Sano, H., & Crozier, A. (2008). Caffeine and related purine alkaloids: biosynthesis, catabolism, function and genetic engineering. Phytochemistry, 69(4), 841–56. doi:10.1016/j.phytochem.2007.10.029

Chittka, L., & Peng, F. (2013). Neuroscience. Caffeine boosts bees’ memories. Science (New York, N.Y.), 339(6124), 1157–9. doi:10.1126/science.1234411

Denoeud, F., Carretero-Paulet, L., Dereeper, a., Droc, G., Guyot, R., Pietrella, M., … Lashermes, P. (2014). The coffee genome provides insight into the convergent evolution of caffeine biosynthesis. Science, 345(6201), 1181–1184. doi:10.1126/science.1255274

How Caffeine Evolved to Help Plants Survive and Help People Wake Up – NYTimes.com. (n.d.). Retrieved September 15, 2014, from http://www.nytimes.com/2014/09/04/science/how-caffeine-evolved-to-help-plants-survive-and-help-people-wake-up.html?_r=2

Anuncios

Bilingual Mode: ON, O, Los Beneficios de Ser Bilingüe

“Si le hablan a los niños en dos idiomas desde pequeños solo los van a confundir y va a ser muy negativo para ellos” ¡Ese mito es más falso que la rectitud de Frank Underwood (Kevin Spacey) en House of Cards (2013)!

Evidentemente, existe una mayor complejidad en aprender dos idiomas simultáneamente. Ya que, por ejemplo, un niño bilingüe tiene que hacerse a la idea de que un objeto puede tener más de un nombre; y no solo eso, adicionalmente se tienen que asegurar de utilizar el lenguaje adecuado, en el entorno correspondiente y de manera correcta.

Si bien es cierto que, inicialmente, los niños que crecen en ambiente bilingües hablan mezclado, no se ha visto una diferencia significativa en el tiempo que tardan en comenzar a hablar, en comparación con sus contrapartes monolingües. Esto sucede gracias a que los bilingües, así como cualquier persona que domine más de un idioma, desarrollan de forma mas eficiente ciertos procesos cognitivos, que en conjunto se conocen como control o funcionamiento ejecutivo.

El control ejecutivo tiene gran relevancia en nuestra vida; éste influye desde en el desempeño académico de las personas, hasta en el efecto neuroprotector en los adultos mayores.

Las redes neuronales en los lóbulos frontales del cerebro son las responsables de dicho control ejecutivo, y algunos de los procesos comprendidos son: la memoria, la inhibición, la atención y el monitoreo de la atención.

Yo Tan Desinhibido y Tu Tan Bilingüe

Pasa algo muy chistoso (al menos en un principio), con las personas que medio dominan o dominan un segundo idioma (inglés, por ejemplo) y comienzan a aprender un tercer idioma; y es que, al tratar de hablar, pensar o escribir en el tercer idioma, el segundo idioma o inglés, les hace mucho ruido y no deja de cruzárseles en el camino. (¿alguien que diga “a mi me pasa”?).

Esto se debe a que, en el cerebro de personas bilingües siempre se están activando ambos idiomas, independientemente de que se requieran o no; por lo que, al momento de nombrar un objeto, las palabras correspondientes de ambos idiomas se activan. Ante esto, el cerebro desarrolla la habilidad de la inhibición, la cual suprime el ruido del otro idioma, previniendo así la intromisión de vocablos o del léxico ajeno al idioma deseado. Pero la inhibición es algo que se desarrolla con la práctica y el tiempo, por lo que, brilla por su ausencia al comenzar con nuevos idiomas.

El proceso de inhibición no solo es útil a la hora de hablar otros idiomas; un estudio con personas bilingües y monolingües, mostró que los primeros eran mas hábiles para resolver problemas o realizar ejercicios mentalmente demandantes, a pesar de la presencia de factores distractores, en otras palabras, la inhibición les ayudaba a ignorar el ruido ajeno al problema central (Estos estudios solo mostraron diferencia significativa en niños y adultos mayores, en jóvenes no se encontró tal. Esto se atribuyó a que lo jóvenes se encontraban en el punto pleno de sus habilidades cognitivas).

May I Have Your Attention Please?

Para poder discriminar entre dos idiomas, las personas requieren de adaptaciones específicas en sus sistemas de atención. Es comprensible que la gente bilingüe tenga una mejor agudeza auditiva; interesantemente, también son más receptivos a los detalles visuales, ya que, entre idiomas no sólo difiere la fonética, sino que, también los gestos.

En un experimento, se los mostraron videos de personas hablando con volumen mudo, tanto a niños bilingües y como a monolingües menores a un año. De un momento a otro, el idioma en el que la persona hablaba cambiaba; y solo los bilingües, podían distinguir cuando se presentaba dicho cambio en el idioma de los videos. Y esto no nada que ver con familiarizarse con los gestos de un idioma, ya que, se vio que el resultado era el mismo aunque el idioma de los videos fuera desconocido para los niños bilingües.

Al igual que la inhibición, estos mecanismos de atención también influyen en otras actividades. Se ha visto que a las personas que hablan dos idiomas, les es mas fácil cambiar de actividades y dirigir su atención hacía una nueva tarea, es decir, tienen un mayor control de la atención.

Entrando en Materia

La diferencia en el procesamiento lingüístico también hace de las suyas en la estructura cerebral. Cuando se compararon estudios de imagenología del cerebro de jóvenes angloparlantes y jóvenes que hablaban tanto inglés como italiano, se encontró algo certamente bellissimo, puesto que los primeros tenían una mayor densidad de materia gris en ciertas regiones cerebrales (región parietal inferior principalmente). Además, la diferencia en la densidad era proporcional al dominio del segundo idioma (en este caso, inglés).

En el caso de personas mayores, se encontró que la materia blanca de algunas regiones (cuerpo calloso principalmente) mostraba menor deterioro en personas bilingües a comparación de las monolingües.

Entonces ¿Todo es color de rosa para los bilingües?

No, no todo es color de rosa. El procesamiento lingüístico tan demandante para dominar mas de un idioma, también cobra su factura y lo hace sobre las mismas habilidades verbales. Una buena analogía sería la burocracia; debido a los procesos cognitivos adicionales que un bilingüe necesita para utilizar algún idioma, su cerebro se vuelve más “burocrático”, por esto mismo, les es más difícil evocar palabras; suelen ser más lentos y menos precisos a la hora de nombrar objetos, independientemente si lo hacen en su idioma fuerte o no; adicionalmente, el proceso de inhibición disminuye la velocidad y la fluidez verbal de un bilingüe, y suelen ser más propensos a presentar el fenómeno de “lo tengo en la punta de la lengua”.

Sin embargo, al hacer un balance, yo considero que los beneficios valen la pena dichos costos; y aunque no, muchas veces el ser bilingüe es mas una necesidad que una elección.

A propósito, ¿pueden creer los beneficios cognitivos son aun mayores en personas multilingües? Aún se discute que variables entran en juego en estos casos, ya que, actualmente, gran parte de los multilingües han aprendido un idioma adicional por elección. Lo que da lugar al enigma del huevo y la gallina, es decir, ¿la gente elige aprender N idiomas más, porque tienen una sobresaliente habilidad lingüística? O ¿La gente tiene una sobresaliente habilidad lingüística por estudiar N idiomas más?

 

H Macías

 

Referencias:

  • Costa, A., & Sebastián-Gallés, N. (2014). How does the bilingual experience sculpt the brain? Nature Reviews. Neuroscience, 15(5), 336–45. doi:10.1038/nrn3709
  • Bialystok, E., Craik, F. I. M., & Luk, G. (2012). Bilingualism: consequences for mind and brain. Trends in Cognitive Sciences, 16(4), 240–50. doi:10.1016/j.tics.2012.03.001