Las Fiestas en las Altas Esferas, Auroras Polares.

aurora

Aurora polar, imagen tomada de http://www.treecreativity.com

Entre los espectáculos mas fascinantes que natura da, sobresale el de la aurora polar; un fugaz desfile celeste peculiarmente colorido. Bandas de colores, que pasan por el verde, rojo, amarillo e incluso púrpura, se hacen presentes en zonas cercanas a los polos en determinadas temporadas del año.

El tipo de aurora polar más famoso, es el de las aurora boreales, que se refiere a aquellas que se presentan en el hemisferio norte del planeta; en cambio, las que se observan en el hemisferio sur, se denominan auroras australes.

Si bien, la denominación es distinta, el origen, tanto de la aurora boreal como de la austral, es el mismo, a 149 millones de kilómetros, así es, en el Sol. Además de luz, de vez en cuando al Sol, le da por desprender plasma, que es un gas compuesto por partículas con carga eléctrica positiva (protones, y núcleos de helio) y partículas con carga negativa (electrones). Este plasma desprendido es lo que se conoce como viento solar, pero sale despedido del Sol a velocidades tan grandes que, para alcanzar a la Tierra, le toma de 18 horas a 2 días. (Así es, como lo que toma para ir del D.F. a Toluca en quincena, puente y con granizo).

aurora desde el espacio

Aurora austral observada desde el espacio, imagen tomada de http://www.treecreativity.com

Sin embargo, el viento solar no impacta directamente en la Tierra, la tierra cuenta con un campo magnético que actúa como un escudo y no permite que las partículas eléctricamente cargadas del viento penetren en la atmósfera, en lugar de esto, la partículas cambian su trayectoria hacia los polos, como si rodeasen al planeta, o como cuando el agua que fluye en un río se topa con una roca.

Pero cuando el “rodeo” de las partículas se acerca a los polos, algunas de éstas penetran a una parte de la atmósfera llamada ionósfera. Aquí el viento solar impacta con átomos o moléculas de los elementos oxigeno, nitrógeno e incluso helio. La energía que dichos átomos y moléculas reciben en el impacto es tanta que, los pone en un estado excitado. En cuestión de milisegundos a segundos, estos liberan su excitación en forma de luz colorida, para así poder regresar a su estado basal, o su estado sin energía almacenada.

El siguiente video es una animación macroscópica que muestra como es que el viento solar da lugar a las auroras.

 

Debido a la cantidad de moléculas en la atmósfera, la coloración en el cielo es más persistente que eso; las auroras pueden durar de minutos a horas y su coloración depende del elementos químicos implicados, el oxígeno produce los colores verde, y rojo; el nitrógeno produce luz azul; y el helio despide luz roja y púrpura. Todo esto toma lugar normalmente entre 100 y 300 kilómetros de altura.

En el caso de las auroras boreales, la mejor temporada para apreciarlas va de septiembre a marzo y durante la noche. La región de Fairbanks, en Alaska, es de las más recomendadas para esto. Pero se han llegado a apreciar auroras en lugares como Washington D.C., Londres y Beijing, esto sucede cuando, en lugar de vientos solares, la Tierra es alcanzada por tormentas solares, que son producto de una alta actividad magnética en el Sol.

aurora en jupiter

No solo en la Tierra se presenta el fenómeno de las auroras, esta images es de auroras en Júpiter, imagen de http://www.treecreativity.com

Dos Para Llevar y Una Pa’l Camino

En contadas ocasiones, se han logrado producir Auroras Artificiales. Los experimentos datan de los tiempos de la guerra fría, donde, la idea no era producir auroras sino, producir radiaciones que pudiesen funcionar como armas para destruir a los satélites enemigos. Inicialmente se utilizaron cañones de electrones montados en transbordadores espaciales, pero como el efecto logrado solo fue perceptible con instrumentos muy sensibles, se optó por dejar a un lado la sutileza y explotar bombas nucleares en el espacio. A pesar de que los resultados con las bombas nucleares no fueron prometedores para el desarrollo de armas, en Hawai se lograron apreciar coloraciones en el cielo muy similares a las de las auroras.

Pero, tanto la Unión Soviética como Estados Unidos no solo continuaron con sus investigaciones, sino que, pasaron a la siguiente etapa, comenzaron a experimentar con bombas de hidrógeno (que son de 100 a 1000 veces más poderosas que las nucleares). Esto permitió apreciar auroras donde nunca antes se les había visto, pero no solo eso, sino que también destruyo algunos satélites y no precisamente enemigos. Ante esto, la comunidad internacional prohibió continuar con tales experimentos.

Actualmente las investigaciones atmosféricas y sobre radiación solar han optado por medios menos destructivos. A finales del siglo pasado la unidad de investigación de la fuerza aérea y de la marina de los Estados Unidos instauraron el Programa de Investigación de Aurora Activa de Alta Frecuencia, o HAARP, por sus siglas en inglés. Para sus investigaciones, utilizan radiotransmisores de alta frecuencia que, mediante poderosas ondas de radio emitidas desde la Tierra, excitan a los átomos presentes en la atmosfera a una altura no mayor de 50 kilómetros. En febrero de 2008, ellos reportaron que había logrado producir una especie de ionósfera artificial donde se observaron destellos similares a los de una aurora polar natural.

La razón por la que las auroras artificiales sean algo que Marcelo Ebrard no pudo traer al D.F., junto con la pista de hielo decembrina, es porque actualmente esto solo se utiliza con fines de investigación. Pero, la posibilidad de producir auroras artificiales con fines recreativos, es algo que podría verse en un futuro próximo; tal y como sucede con los fuegos artificiales, o ¿tu qué opinas al respecto? ¿lo ves como algo viable? ¿crees que tendría algún provecho?

 

H Macías

 

 

Referencias:

Anuncios