La Cafeína, Su Rol Natural

En esta ocasión hablaremos del rol natural de la sustancia neuroactiva más consumida en el planeta, la cafeína

Se estima que a nivel mundial se consumen más de 26,000 tazas de café por segundo, esto equivale 2,25 mil millones de tazas diarias.

Por un lado, su popularidad se debe a su sabor, pero también se debe a los efectos que la cafeína tiene en quienes la consumen, tales como: incrementar nuestra actividad mental y locomotriz, incrementar nuestro estado de alerta, potenciar nuestra memoria y… crear adicción.

Pero ¿Acaso la cafeína tiene alguna razón de ser que va más allá de impulsar nuestro desempeño diario? ¿Acaso la cafeína sirve para algo más que para dar pie a que una cadena internacional de café se expanda como plaga por todo el mundo?

La respuesta que arrojan numerosas investigaciones es sí.

La cafeína, así como muchas otras sustancias, es tóxica a dosis altas. Gracias a esto, las plantas como la del café y algunas plantas del te, la utilizan como mecanismo de defensa. Las altas concentraciones de este alcaloide en los frutos y las hojas, protege a las plantas contra el crecimiento de algunos hongos y contra el consumo por parte de ciertos insectos herbívoros, tanto por su toxicidad como por la amargura de su sabor.

Por otro lado, también se ha pensado que, tanto las semillas como las hojas, liberan cafeína al caer al suelo y lo impregnan de esta sustancia, con esto, la planta evita que crezcan otro tipo de plantas en los alrededores con las que tengan que competir por los recursos. Sin embargo, esta mecanismo para inhibir a la competencia aún no ha sido confirmado definitivamente.

Pero, ni las plantas de café, té o cacao son las únicas que producen cafeína; ni sus efectos negativos son los únicos que se presentan en la naturaleza. Muchas otras plantas producen este neuroactivo y lo aprovechan de distinta manera.

Screenshot 2014-09-14 22.17.00

¿Acaso es solo el dulzor de los refrescos de Cola lo que atrae a las abejas? (Imagen de: Chittka, L., & Peng, F. (2013). Neuroscience. Caffeine boosts bees’ memories. Science)

Se ha encontrado que el néctar en las flores de ciertas plantas contienen pequeñas dosis de esta sustancia, lo cual resulta muy ventajosos durante el periodo de polinización, donde las flores compiten por atraer agentes polinizadores, como las abejas. Y es que se ha visto, que la cafeína mejora la capacidad de memoria de las abejas. Con esto, dichos insectos recuerdan con mayor facilidad la flor de la que están tomando el néctar, y recuerdan como ubicarla para volver a visitarla en futuras ocasiones. Dicho de otra manera, la flor consigue una especie de fidelidad por parte del agente polinizador, para que su polinización se vea favorecida. Incluso, se ha llegado a pensar que al igual que en los humanos, en las abejas también se genera una situación de adicción a la cafeína. Pero para confirmar esto, es necesario mayor investigación al respecto.

Como vemos los humanos no somos los únicos que le sacamos provecho a la cafeína. Pero con 11 millones de hectáreas sembradas de café en todos el mundo, probablemente somos los que más la disfrutamos.

 

H Macías

 

Referencias:

Ashihara, H., Sano, H., & Crozier, A. (2008). Caffeine and related purine alkaloids: biosynthesis, catabolism, function and genetic engineering. Phytochemistry, 69(4), 841–56. doi:10.1016/j.phytochem.2007.10.029

Chittka, L., & Peng, F. (2013). Neuroscience. Caffeine boosts bees’ memories. Science (New York, N.Y.), 339(6124), 1157–9. doi:10.1126/science.1234411

Denoeud, F., Carretero-Paulet, L., Dereeper, a., Droc, G., Guyot, R., Pietrella, M., … Lashermes, P. (2014). The coffee genome provides insight into the convergent evolution of caffeine biosynthesis. Science, 345(6201), 1181–1184. doi:10.1126/science.1255274

How Caffeine Evolved to Help Plants Survive and Help People Wake Up – NYTimes.com. (n.d.). Retrieved September 15, 2014, from http://www.nytimes.com/2014/09/04/science/how-caffeine-evolved-to-help-plants-survive-and-help-people-wake-up.html?_r=2

Anuncios

Déjà Vu: ¿Te Suena Familiar?

Image

 

 

Y de lo más repentino, sucede; de una manera muy extraña, te reconoces y reconoces la situación que estás viviendo justo en ese momento. Te resulta tan familiar ver a esa o esas personas, en esa misma habitación ¡y con esa misma ropa!

Aún no has descifrado de donde viene dicho sentimiento , cuando… ¡Jesús de Veracruz! ¡Lo que el o ella acaba de decir, era justo lo que faltaba para exclamar “Pero, si esto ya lo viví”!

Y tan instantánea como llegó, esa familiaridad se esfuma.

Usamos el vocablo francés, déjà Vu (Ya visto), para referirnos a esta experiencia tan intrigante. Y como sucede con muchos otros fenómenos, la gente le ha tratado de dar desde explicaciones metafísicas, como la reencarnación o la profecía, hasta patológicas.

Si bien, los científicos están convencidos de que la explicación tiene que ser otra, no existe aún, una explicación definitiva para dicho fenómeno. Se sabe que el déjà vu es el resultado de una alteración o error en el procesamiento cognitivo, lo cual, provoca un reconocimiento y una sensación de familiaridad donde no la debería de haber. Pero, no se sabe cual es esa alteración o ese error. Y es que el déjà vu sucede de manera tan imprevista y su duración es tan corta, que su estudio se vuelve complicado.

Una teoría señala que, el déjà vu sucede cuando nos encontramos en una situación donde, un detalle es muy similar a otro de una experiencia o memoria de antaño. Sin embargo, esta memoria puede que esté medio olvidada, o que ni siquiera sepas que la tienes, por lo que, tu cerebro desata un sentimiento de familiaridad, y tu ni en cuenta de donde te llega el golpe.

Otra teoría explica que, los déjà vu se deben a memorias, pero no de hechos reales, ¡sino de sueños o inclusive películas! De las cuales, tampoco somos muy conscientes.

Una teoría adicional señala que se debe a un retraso del procesamiento neurológico, ya que nuestro cerebro recibe la información por distintos medios (vista, oído, tacto), y además la reprocesa (como las vacas al rumiar, pero en cuestión de milisegundos) por lo que, se ha supuesto que si llegase a haber un ligero retraso en la captación de una misma información por un medio, o un retraso en el reprocesamiento, puede que el cerebro no identifique esa información retrasada como la misma, sino como otra pero muy familiar.

En una estudio, se vio que las personas a las que les ocurren un mayor número de Déjà vu’s (de acuerdo a una encuesta), solían tener un volumen menor de materia gris en áreas concernientes a la memoria de reconocimiento (la región del hipocampo, y la medial temporal).

Y como en todo, hasta en el déjà vu hay clases o subtipos dependiendo del tipo de sensación, por ejemplo:

Déjà arrivé:    Que ya sucedió                      Déjà connu:    Que ya lo o la conocías

Déjà dit:          Que ya se había dicho          Déjà entendu: Que ya lo habías oído

Déjà fait:         Que ya se había hecho         Déjà lu:           Que ya se había leido

Déjà pensé:    Que ya lo habías pensado    Déjà vécu:      Que lo habías vivido

Déjà rêvê:       Que yo lo habías soñado      Etcétera

Curiosamente también existe el Jamais vu (nunca visto) que se refiere a lo contrario, es decir a una sensación de total desconocimiento, o de estar experimentando algo novedoso, cuando en realidad, la persona sabe que no es así, que la situación o la experiencia no es nueva.

No hay diferencia en cuanto género al momento de experimentar un Déjà vu, sin embargo, se ha visto que, ocurren con mas frecuencia en la gente joven. También suele ser mas frecuente en gente que viaja con regularidad. Sin embargo, tampoco se ha encontrado explicación para esto… Creo que esto ya lo había escrito con anterioridad.

 

H Macías

 

Referencias:

Brown, A. S. (2004). The Deja Vu Experience (p. 244). Psychology Press. Retrieved from http://books.google.com/books?id=LH15AgAAQBAJ&pgis=1

HowStuffWorks “Types of Déjà Vu.” (n.d.). Retrieved July 07, 2014, from http://science.howstuffworks.com/science-vs-myth/extrasensory-perceptions/deja-vu1.htm

O’Connor, A. R., & Moulin, C. J. a. (2013). Déjà vu experiences in healthy subjects are unrelated to laboratory tests of recollection and familiarity for word stimuli. Frontiers in Psychology, 4(November), 881. doi:10.3389/fpsyg.2013.00881

Dementia? Not yet. O, De los beneficios del bilingüismo (I)

la foto

El rememorar colectivo del día de ayer por el día de las madres, trajo a mi mente la siguiente frase.

¡De tanto ver televisión se te va a atrofiar el cerebro!

Sinceramente, no sé si esto sea cierto. Y hasta la fecha, creo que no muestro ningún signo al respecto. Sin embargo, voy de acuerdo con que existen actividades más provechosas para el cerebro que ver televisión, por ejemplo, aprender otro idioma.

Ser bilingüe, no sólo le abre la puerta a un sin fin de oportunidades para las personas, sino que, también puede ser saludable, ya que, se ha visto que genera un efecto neuroprotector contra múltiples enfermedades que producen demencia, entre ellas, la enfermedad de Alzheimer.

Cuando en una persona se deterioran tanto habilidades cognitivas (memoria, atención o capacidad para solucionar problemas); así como habilidades lingüísticas (pronunciación de palabras, uso de la palabra deseada, estructuración de oraciones correctas) se producen limitaciones en la comunicación y alteraciones en la conducta (agresividad, apatía, confusión, desorientación), que se traducen en demencia.

Usualmente, los primeros signos de demencia se hacen presentes en la memoria, que es cuando la persona comienza a ser “olvidadiza”.

 

Screenshot 2014-05-11 17.15.10

En cambio, las habilidades lingüísticas suelen ser de las últimas afectadas, y se hacen evidentes en conductas como la tendencia de la persona a repetir vocablos o frases. Dicha repetición constante de un vocablo es la forma en que se refleja el intento de la persona, por encontrar la palabra adecuada o por pronunciarla correctamente.

La demencia se presenta normalmente a edades avanzadas y va progresando con el tiempo. Pero existen hábitos de la vida diaria que pueden retardar la aparición de este mal. Entre ellos están: la actividad física, realizar pasatiempos estimulantes para el cerebro, las actividades que impliquen interacción social, y el bilingüismo.

Se ha visto que ser bilingüe o tener pasatiempos estimulantes, puede dar lugar a un retraso de 4 años en la aparición de los primeros síntomas de demencia, no hay medicamento que iguale esto. (Atención, ambos fueron estudios independientes, por lo que no hay que suponer, que una persona que hable tanto inglés como español, y aparte toque guitarra, aspire a un “tiempo de gracia” de 8 años).

Aplican Restricciones

Cabe resaltar que, en el caso de las personas bilingües, esto solo se vio en aquellas que usaban ambos idiomas en su vida diaria. Ya que, el hecho de estar cambiando constantemente entre un idioma y otro, es lo que mantiene activo a un mayor número de habilidades cognitivas. Para las personas que no son completamente bilingües, no hay información concluyente.

Haz Patrimonio y Estudia un Idioma

Gran parte del efecto neuroprotector que concede el bilingüismo y otras actividades se debe a la generación de reserva cognitiva.

La reserva cognitiva es un fenómeno que permite conservar habilidades cognitivas a pesar de que el cerebro presente un deterioro anatómico. Se piensa que esto es posible, gracias a que la actividad mental compleja mejora la plasticidad del cerebro y mantiene una buena irrigación cerebral. Esto permite que el cerebro compense los deterioros con una reorganización funcional y con el uso de otras regiones del cerebro.

Aunado a la reserva, también se ha visto que, los jóvenes bilingües tienen mayor densidad de materia gris que los monolingües en áreas del cerebro involucradas con: la fluidez verbal, la articulación de palabras y procesos auditivos. Asimismo en personas mayores bilingües, se encontró una mayor integridad de materia blanca en comparación a los monolingües.

En esta imagen puedes ubicar anatómicamente la materia gris y la blanca. (Imagen obtenida de Medline Plus)

En esta imagen puedes ubicar anatómicamente la materia gris y la blanca.
(Imagen obtenida de Medline Plus)

From now… Sortos in English!!!

Para nada; yo seguiré escribiendo en español. Pero, si aun no lo haces, considera la ventajas de aprender y dominar un segundo idioma, ya que, como vemos, esto te puede beneficiar casi toda la vida (Hablaremos de más en la siguiente entrada). Y si crees que ya estas grande para eso, te sorprenderás de saber que también se ha visto mejorías en las  habilidades cognitivas de personas sanas de edad avanzada que comienzan a realizar actividades estimulantes.

Por lo pronto, acá te dejo una encuesta.

 

H Macías

 

Referencias:

  • Bialystok, E., Craik, F. I. M., & Freedman, M. (2007). Bilingualism as a protection against the onset of symptoms of dementia. Neuropsychologia, 45(2), 459–64. doi:10.1016/j.neuropsychologia.2006.10.009
  • Bourgeois, M. S., & Hickey, E. (2011). Dementia: From Diagnosis to Management – A Functional Approach (p. 432). Taylor & Francis. Retrieved from http://books.google.com/books?id=60maKaSh2B8C&pgis=1
  • Costa, A., & Sebastián-Gallés, N. (2014). How does the bilingual experience sculpt the brain? Nature Reviews. Neuroscience, 15(5), 336–45. doi:10.1038/nrn3709
  • Valenzuela, M. J., & Sachdev, P. (2006). Brain reserve and dementia: a systematic review. Psychological Medicine, 36(4), 441–54. doi:10.1017/S0033291705006264

La Memoria, Algo Que Se Crea, Que Se Destruye, Pero Sobre Todo… Que Se Transforma

La persistencia de la memoria, Dali

La persistencia de la memoria, Dali

 

Tenemos que hacernos a la idea de que, por más almendras que comamos al día, jamás nos será posible evadir el olvido. De hecho, de acuerdo a la curva del olvido de Ebbinghaus, después de una hora, la gente difícilmente recuerda el 50% de la información percibida (escuchada, vista e incluso sentida).

Dejando la retención a un lado, dale un momento a la siguiente cuestión ¿qué tanto confías en tu memoria? ¿que tanto confías en los recuerdos que conservas? o mejor aún ¿qué tanto podemos confiar en los recuerdos de alguien más?

La memoria no sólo tiene que enfrentar el olvido, también es presa fácil de la distorsión, y las formas en que se puede distorsionar son muy variadas; por ejemplo a través del tiempo, así como el tiempo nos hace olvidar ciertas experiencia, también llega a distorsionar otras. Interesantemente la distorsión no hace diferencia entre hechos traumáticos, relevantes o insignificantes; en un experimento con ciudadanos de Nueva York, se les pidió que relataran como había sido su experiencia al momento de enterarse del ataque terrorista del 11 de septiembre; las personas fueron entrevistadas en 3 ocasiones, la primera fue una o dos semanas después del ataque, la segunda al año y la tercera a los 3 años. Sorprendentemente, de la primer entrevista a la segunda, los detalles del relato de una misma persona habían cambiado en un 37%; para los 3 años el cambio había sido del 43%. Sin embargo, la seguridad de las personas en sus relatos siempre fue alta.

Otro distorsionador ampliamente descrito es el efecto de la desinformación, este se presenta cuando a una persona se le provee de un dato o un indicativo falso o tendencioso, y su memoria se distorsiona para lograr encajar aquel dato. En una ocasión se les mostró un mismo video de un choque automovilístico a dos grupos de personas; posteriormente, a un grupo se le preguntó que tan rápido iban los carros cuando se estrellaron, y al otro se le preguntó que tan rápido iban los carros cuando chocaron; dicho cambio en la forma de preguntar, hizo que el primero respondiera con velocidades hasta 20% mayores que las reportados por el segundo grupo, esto lo atribuyeron a que es mas fácil que la gente asocie la palabra “estrellar” sobre la palabra “chocar” con un accidente mas aparatoso. (Estudio hecho en inglés, las palabras originales son “smashed” and “hit”).

Los alcances del efecto de la desinformación no le piden nada a la película de Inception (2010, Christopher Nolan), en ciertos experimentos se ha logrado inducir recuerdos totalmente falsos en las personas, eso si, echando mano del poder de convicción de ciertas herramientas. En un experimento, se les preguntó a algunas acerca de experiencias verdaderas y otras totalmente falsas (creadas secretamente por algún pariente, por ejemplo, una visita al hospital a la edad de 4 años, en donde fueron diagnosticados con el azúcar bajo); tanto en la falsa como en la verdadera, a los sujetos se les proveía de ciertos detalles. De igual manera, las personas fueron entrevistadas en 3 ocasiones; sorprendentemente en la primera ocasión las personas afirmaban no recordar o recordaban muy poco los “recuerdos falsos”, pero para la tercera ocasión, donde ya se le había insistido que algún pariente daba “fe” de dicho suceso, la persona llegaba a “recordar” con lujo de detalles. (por ejemplo, “recordaban” que fue en un hospital grande, que estaban algo espantados por la situación, pero al fin de cuentas se sometieron al análisis y le diagnosticaron el azúcar baja).

Esto es una prueba de que tanto la confianza como el detalle con el que se describe un hecho, no se relaciona en lo absoluto con la veracidad de éste. Pues se ha visto que cuando a una persona se le pregunta de forma repetida o evoca un recuerdo continuamente, ésta gana mayor confianza o seguridad sobre el recuerdo, y el recuerdo se ve mas fácilmente alterado.

En otra ocasión, mas divertida aún, se les pidió a un grupo de personas que recordaran cuando conocieron a Bugs Bunny en Disneyland, a pesar de la aberración de lo que acabas de leer, a las personas se les mostró propaganda falsa de Disney, donde aparecía el famoso conejo de Warner Brothers, inicialmente el 16% de la personas se convenció y creo un recuerdo falso de que esto realmente había sucedido; y para cuando el experimento se realizó con propaganda con imágenes en lugar de con menciones escritas, los resultados fueron aún mayores.

El efecto de la desinformación es mas efectivo en niños pequeños y en ancianos, en este último grupo, esto se ha atribuido a que la mente tiene a hacer generalizaciones, y la memoria no es la excepción, conforme pasa el tiempo, la semántica hace su acción y muchos detalles se empiezan a olvidar. De tal manera que si un recuerdo es parecido a uno anterior, estos se agrupan como iguales.

La investigación en el tema de la memoria es muy vasta y continúa, una de las razones por la cual esto es muy relevante, es por los falsos paradigmas que la sociedad tiene sobre la memoria. En una encuesta realizada hace 5 años, se le preguntó a parte de la población estadounidense sobre la manera en que perciben la memoria y su funcionamiento; dentro de los datos curiosos encontrados, tenemos que mas del 60% de los encuestados creían o estaban totalmente convencidos de que la memoria trabaja como una videocámara que graba todo de manera precisa, en otra sección se encontró que poco menos del 50% cree que la memoria es inalterable. Como hemos visto, esto es totalmente falso, pero es muy importante cuando existen ciertas circunstancias en las que la fiabilidad de la memoria resulta ser muy relevante; tal es el caso de los testigos; pero no los que tocan a tu puerta, sino aquellos que emiten un testimonio ante un tribunal, el cual es una prueba durante el proceso de un juicio.

Actualmente, la fiabilidad en la memoria de un testigo es un tema muy controversial, ya que, con todo lo que hemos visto, los errores en los testimonios son comunes, y por lo mismo, acarrean graves consecuencias. De hecho, a finales del siglo pasado se creó el Innocence Project, dicho proyecto ha revisado un sinnúmero de procesos judiciales en Estados Unidos, y ha aportado a los casos nuevas pruebas basadas principalmente en técnicas de DNA. Dentro de los logros, mas de 300 personas han sido exonerados, 75% de ellos inculpados por testigos oculares (evidentemente estimaciones sobre la ética de dichos testigos, son desconocidas).

Como vemos, la memoria es algo que hay que abordar con criterio, probablemente diste mucho de cómo la concebimos. Seguramente, el tema aún dará de que hablar por un buen tiempo, pero cabe hacerse una pregunta, si la memoria es algo tan maleable ¿qué tanto debemos lo que somos a las experiencias?

 

H Macías

 

Fuentes:

  • Lacy, J. W., & Stark, C. E. L. (2013). The neuroscience of memory: implications for the courtroom. Nature reviews. Neuroscience, 14(9), 649–58. doi:10.1038/nrn3563
  • Loftus, E. F. (2005). Planting misinformation in the human mind: a 30-year investigation of the malleability of memory. Learning & memory (Cold Spring Harbor, N.Y.), 12(4), 361–6. doi:10.1101/lm.94705
  • Ost, J., Foster, S., Costall, A., & Bull, R. (2005). False reports of childhood events in appropriate interviews. Memory (Hove, England), 13(7), 700–10. doi:10.1080/09658210444000340
  • Simons, D. J. & Chabris, C. F . What people believe about how memory works: a representative survey of the U. S. population. PLoS ONE 6, e22757 (2011).